Logo Endesa-Educa
Volver a la página principal

ENDESA ENERGY Toolbar

¿Cuánta energía consume tu ordenador?

Descargar

El consumo energético en el mundo, Europa y España

  1.  
  2. Compartir por email
El consumo de energía se asocia a nuestro estilo de vida

Desde la Revolución Industrial, el consumo de energía en el mundo no ha dejado de crecer. Hoy en día, el uso de la energía forma parte de nuestro estilo de vida y, cuanto más desarrollada está una sociedad, más energía consume.

Aprende más sobre el consumo energético en el mundo, Europa y España

Recursos sobre corriente alterna y continua Los foros de Endesa Educa

Consumo de energía primaria

Desde los años setenta, el consumo de energía mundial se ha más que duplicado, llegando a un consumo de 12.274,6 Mtep de energía primaria total en 2011.

Particularmente, los niveles de consumo de la región de Asia ha tenido unos aumentos espectaculares en los últimos quince años, a causa de los incrementos de demanda de energía primaria de China y la India.

Evolución del consumo de energía primaria en el mundo (1990-2001). (Fuente: B.P Statistical Review of World Energy)

Análisis gráfico: Evolución del consumo de energía primaria en el mundo (1990-2011)

En España, el consumo de energía primaria ha ido aumentado espectacularmente en los últimos años, hasta alcanzar unos niveles máximos de 105.753 ktep en 2007. Sin embargo,  del año 2007 hasta el 2012 se puede apreciar como el consumo de las energías primarias ha bajado considerablemente.

Este hecho hace referencia a la concienciación del país con el medioambiente.

Evolución del consumo de energía primaria en España (1990-2012). (Fuente: MINETUR)

Análisis gráfico: Evolución del consumo de energía primaria en España (1990-2012)

España tiene la necesidad de importar casi todo el petróleo y gas natural que consume.  Al encontrarse lejos de los yacimientos, la mayor parte del aprovisionamiento de petróleo y gas natural a España se realiza a través de gasoductos o barcos metaneros, en el caso del gas, y oleoductos o barcos tanque, en el caso del petróleo.

Por otro lado, España se puede autoabastecer de uranio y obviamente, de las fuentes de energías renovables, como el agua.

Importaciones y autoabastecimiento de España, 2012. (Fuente: MINETUR)

Análisis gráfico: Importaciones y autoabastecimiento de España, 2012

Situación de las reservas energéticas

Si bien los recursos energéticos son abundantes en el mundo, las reservas de energías primarias son escasas, variables y están repartidas de forma desigual por todo el planeta.

Además de la variabilidad de las capacidades de cada tipo de fuente. Por ejemplo, mientras que las reservas de carbón son bastante abundantes, las de hidrocarburos lo son menos, sobre todo las de petróleo, ya que desde hace más de doscientos años es la energía primaria más utilizada.

Además, según las reservas probadas de petróleo y el gran consumo actual registrado en los últimos años, se considera que de aquí a cuarenta y cinco años ya no resultará rentable extraer este recurso.

Sin embargo, se espera que este plazo de agotamiento de este tipo de recurso energético se amplíe como consecuencia del aumento de las reservas, ya sea por la identificación de más fuentes o por la evolución de los métodos de explotación, tal como ha sucedido en los últimos años.

Situación reservas mundiales de petróleo, 2012. (Fuente: B.P Statistical Review of World Energy)

Análisis gráfico: Situación reservas mundiales de petróleo, 2012

Por otro lado, el gas natural representa una cuarta parte de las energías primarias utilizadas en el mundo y ha presentado un crecimiento muy significativo en los últimos años, que se explica, en gran parte, por su utilización como generador de energía eléctrica a través de centrales térmicas, ya sean nuevas o adaptadas.

Por lo que respecta a la energía nuclear, se prevé que continúe siendo una fuente de energía importante en la producción de electricidad, dado el fuerte aumento del precio del petróleo, su rentabilidad y su capacidad de generación eléctrica.

Distribución del consumo energético por fuentes

En las zonas más desarrolladas, las diferentes energías utilizadas tienen una presencia relativamente equitativa en el total. Es decir, estas regiones cuentan con la opción de optar por una diversificación de las fuentes, lo cual asegura el suministro energético. Eso significa, también, que pueden seleccionar fuentes energéticas más eficientes y menos contaminantes. Por otro lado, en las zonas menos desarrolladas, las diferentes energías que se usan vienen determinadas por factores económicos y geográficos.

Estas diferencias entre regiones se explican, básicamente, por el hecho de que las zonas más ricas tienen acceso a tecnologías más desarrolladas, lo cual les ofrece la posibilidad de obtener suministro energético en lugares más remotos, mientras que los países más pobres están más limitados tecnológicamente y sujetos, pues, a los recursos de su entorno.

Distribución consumo de energía primaria en el mundo por fuentes, 2011. (Fuente: B.P Statistical Reviw of World Energy)

Por lo tanto existe una preponderancia del petróleo en casi todas las zonas del mundo, excepto en China y en la India (donde predomina el carbón), y en la antigua URSS y en los Emiratos Árabes (donde predomina el gas).

Consumo final de energía en España

En España, la distribución de fuentes energéticas en el consumo final de energía pone de relieve la presencia de los derivados del petróleo (60%), seguidos de la electricidad (20%) y del gas natural (16%).  El gas natural es el que ha crecido más a lo largo de los últimos años y el carbón y sus gases derivados son los que han ido reduciendo su presencia.

Evolución del consumo de energía final en España por fuentes (1990-2012). (Fuente: MINETUR)

Análisis gráfico: Evolución del consumo de energía final en España por fuentes (1990-2012)

La evolución del consumo de energía final en España desde 1990 hasta 2012, ha tenido variantes, tanto en aumentos como en decrecimientos.

Se ha disminuido el consumo de los productos petrolíferos en 2012 casi a niveles de 1990, y parece que la tendencia es la de continuar menguando, y todo a causa de la concienciación de la población, y también a causa de el coste que tiene esta fuente de energía.

El gas natural es el que ha crecido más a lo largo de los últimos años y el carbón y sus gases derivados son los que han ido reduciendo su presencia.